Alboronía #CookingTheChef #GatronomíaAndalusí

Como cada día 5 de mes toca reto Cooking The Chef. Con el nuevo giro que le han dado Abril y Ana, estamos recuperando la gastronomía de nuestros antepasados, y en esta ocasión ha tocado pasear por la gastronomía andalusí.

Al-Andalus es el nombre que dan los árabes a aquellas tierras gobernadas por musulmanes (Península Ibérica, Septimania Francesa e Islas Baleares) Basicamente los alimentos tenían como objetivo conservar y recuperar la salud.

Repasando los chefs de aquella época, uno de los que me ha llamado la atención es Ziryab, que enseñó a la sociedad cordobesa a peinarse con flequillo, el consumo de espárragos y el uso de copas de cristal. Nació en Bagdad el 789 y falleció en Córdoba el 857, y fue conocido popularmente como el Mirlo Negro, por su tez oscura y su hermosa voz.

 

“No es gula ingrata, a mi me basta con un plato de alboronía o un gazpacho. Por otra parte, yo no me duelo solo de la comida, sino también de otras cosas, y me duelo con razón.”

-Juan Varela-

Pasarse de Listo

La alboronía es un guiso meloso, cuenta la leyenda que su nombre fue puesto en honor a la novia, en la boda que se celebró entre Al-Buran (una joven aristócata) y un hijo del Emir de Bagdad.

De este plato provienen todos los pistos manchegos. La palabra proviene del árabe AL-BARANIYYA, que significa “Cierto manjar”.

La verdad es que el membrillo le da un sabor diferente y exótico, y aunque se puede comer sin triturar, servido así es un lujazo de cena.

Ingredientes:

4 ajos

2 berenjenas

1 trozo de calabaza

2 membrillos

2 cebollas

aceite oliva Virgen Extra

1 cuch. vinagre

comino en grano

sal

perejil

  • Lavamos y pelamos todas las hortalizas y cortamos en trozos grandes. Reservamos un trozo de calabaza y otro de berenjena cortados en palitos, para decorar.

  • Ponemos los palitos que hemos reservamos en un bol cubiertos de agua con sal y dejamos macerar 2 horas.

  • La calabaza, membrillo y berenjena, los ponemos en una olla y hervimos unos 15 minutos. Colamos y reservamos.

  • En una cazuela ponemos los ajos y las cebolla, troceado, con aceite. Cuando empiece a transparentar, añadimos la verdura que tenemos reservada y dejamos sofreír una media hora a fuego lento.

  • Agregamos un poco de agua, tapamos y dejamos guisar lentamente, hasta que esté todo muy tierno.

  • Sazonamos, añadimos el vinagre, pimienta y las especias que queramos. (Yo usé solo el comino).

  • Trituramos bien (en algunos textos antiguos se hace referencia a una textura de melaza).

  • Escurrimos los palitos que habíamos reservado en agua salada, los enharinamos y los freímos en aceite bien caliente hasta dorar. Retiramos el exceso de aceite escurriéndolos sobre papel absorbente, y reservamos.

  • Servimos la Alboronía en cuencos, con un chorrito de aceite, perejil, y las tiras de verduras fritas. También puedes poner frutos secos, higos, pasas, almendras, nueces, dátiles…se servía bien completo.

Y si quieres ver el resto de propuestas del reto, que han elaborado mis compañeras, aquí de dejo en enlace del recopilatorio. No dejes de verlo!!

Print Friendly, PDF & Email
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir els comentaris brossa. Apreneu com es processen les dades dels comentaris.

21 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Belén
3 years ago

Hirma, qué bueno por favor. Estoy disfrutando como una loca con el reto de hoy porque me vuelven loca las berenjenas. Besos.

Concha - Jugando con la cocina

La alboronía ha triunfado en el reto, me encanta tu versión y las historias que nos has contado sobre ella. Muy interesante todo!
Besos

Abril
Abril
3 years ago

Una de las recetas que más me ha seducido… me encanta!!!!! y la probaré a no tardar mucho, porque los membrillos están en plena temporada. Tu comentas que es un principio de pisto…. obvio y muy cierto, pero a mi, también me ha parecido una especie de salmorejo o gazpacho (sin tomate por supuesto) pero con el uso del vinagre y el comino, se acercan… no te parece.
Muchas gracias por traernos un Chef, y ese flequillo!!!! jajaja. Genial.

Estela
3 years ago

¡¡Que bueno debe estar con esos ingredientes!! Muy buen aporte a el reto de cocina mozárabe, que creo que tendremos que repetir pues es tan amplia la cocina. Besos.

Catina
3 years ago

Esta era una de mis opciones, te ha quedado espectacular de buena , ahora si que no tengo excusa para hacerla . Bs

silvia
silvia
3 years ago

Me encanta, con la combinación del membrillo que es una delicia y además ahora es de temporada. Se ve buenísimo 🙂

Rut (Tastets)
Rut (Tastets)
3 years ago

Hirma, me encanta tu receta, así con membrillo y triturado, seguro que estaba muy bueno. Vale la pena ir probando versiones de este platazo.
Un beso.
Rut

la cajita de Nieves y Elena

Hirma me gusta mucho como has preparado la Alboronia y lo diferente que es a la que encontré yo en un libro de recetas madrileñas antiguas y que preparé para “la cajita”. Me quedo esta receta para prepararla y probarla y te dejo el enlace a nuestra alboronia madrileña para que veas la diferencia.

http://www.lacajitadenievesyelena.com/2020/03/alboronia-madrilena.html

Bss

Elena

Rosa
3 years ago

Plataxo lleno de sabor, muy buena propuesta.
Bss

Natalia
3 years ago

Que interesante receta Hirma, lo digo también porque viendo los comentarios y leyendo todas las conexiones que tienen platos históricos con otros vigentes al día de hoy, me gusta ver esa interacción de ustedes que tienen la cocina allí de primera mano con esa historia tan rica que dejaron diversas culturas y esa retroalimentación que hacen unas y otras con respecto a cada plato.
Pues que bonita traducción de cierto manjar, un plato completamente novedoso y exótico para mí. Un aporte estupendo para el reto, complacida me voy de leer y aprender tantas cosas
besos

trackback

[…] Las chicas del reto Cooking The Chef, ultimamente nos están haciendo volver a nuestros orígenes. Después de la época romana, en la que cociné unas salsas estupendas: Garum y Epiterum y un Panis cum lacte, antecesor de nuestras torrijas, vino la gastronomía andalusí, con esta perfecta Alboronía. […]